Alimentos antiinflamatorios

La inflamación es la precursora del envejecimeinto. Los alimentos pro-inflamatorios causan hiperactividad del sistema inmune provocando cansancio, dolor en articulaciones, obesidad, envejecimiento prematuro, inflamación e hinchazón. Por estas razón es muy importante aumentar el consumo de alimentos antiinflamatorios.

La inflamación como precursora del envejecimiento

Hoy en día nuestra alimentación está marcada por gran cantidad de alimentos pro-inflamatorios como son alimentos procesados, elementos químicos, aceites hidrogenados, refinados ,almidones, azúcares y carnes rojas cargadas de hormonas y antibióticos que nos inflaman y hacen que el cuerpo envejezca con más rapidez y nos haga retener más grasas y líquidos.

Si nuestra alimentación está basada en alimentos pro-inflamatorios esto puede provocar un aceleramiento del proceso de envejecimiento, ya que causan hiperactividad del sistema inmune provocando cansancio, dolor en articulaciones, obesidad ,envejecimiento prematuro, inflamación e hinchazón.

Por estas razón es muy importante aumentar el consumo de alimentos antiinflamatorios en nuestra alimentación, y adoptarlo como un hábito en nuestra dieta del día a día.

El equilibrio es la clave de un cuerpo sano

¿Qué nos aportan los alimentos antiinflamatorios?

Los alimentos antiinflamatorios nos va a proporcionar una gran cantidad de vitaminas, minerales, ácidos grasos esenciales, fibra dietética y fitonutrientes.

Todos estos beneficios se verán reflejados en nuestra piel, cabello y uñas y también observaremos como de una manera muy rápida perderemos volumen y la piel de naranja empezará a atenuarse.

No olvidemos que siempre tendremos que acompañar estos nuevos hábitos con la práctica de deporte , mucha hidratación y acompañarlo de productos cosméticos específicos en base a nuestra necesidad como son el tratamiento drenante o reductor como el plan de 30 días de Skeyndor, y el resultado será mucho mejor y más rápido.

¿A qué alimentos antiinflamatorios tenemos que darle prioridad?

Tenemos que darle prioridad a aquellos alimentos ricos en antioxidantes, omega-3, fibra, hierbas y condimentos.

Vegetales verdes: Espinacas, coles, bock choy, brocoli, kale, berros, lechuga, espinacas.... Tienen un gran contenido en vitamina E. El jengibre reduce la inflamación intestinal, así como el ajo y la cebolla. Los cereales integrales tienen un alto contenido en fibra. Y bayas, fresas, frambuesas, arándanos, cerezas.... Tienen un gran contenido en antioxidantes (antocianinas)que ayudan a combatir la inflamación.

La piña es un gran alimento antioxidante, rica en fibra y bromelina, una enzima antiinflamatoria, que ayuda a la digestión y la eliminación de líquidos. Si además la mezclamos con cúrcuma potenciaremos los beneficios de los dos alimentos.

Puedes también tomar frutos secos (almendras, nueces, avellanas) mejor si son crudos o en forma de leches y también semillas (semillas de lino, chía, semillas de girasol, semillas de calabaza.. )en este caso las tomaremos molidas o hidratadas para la chía, ya que si no, no adquiriremos sus nutrientes.

Hay muchas hierbas y especies con efectos antiinflamatorios como el romero, tomillo, te verde, cúrcuma, curry, canela...

También lo son los ácidos grasos omega -3 presentes en pescados azules como el salmón, las sardinas, los boquerones, la caballa, las anchoas y también en las semillas de lino, chía, cáñamo, algas y nueces. También es importante utilizar alimentos ricos en grasas saludables como el aceite de oliva virgen extra, aguacate, el aceite de lino, el aceite de nueces. Las aceitunas son una gran fuente de vitamina E.

En cuanto a las frutas y verduras, deberíamos seguir la pauta de la dieta del arco iris; incluir en nuestra dieta fruta y verdura en gran variedad de colores, cuanto más color, más antioxidantes tendrán, como los carotenoides, y a la vez nos aportarán todas las vitaminas y minerales necesarios.

Debemos también tener en cuenta las proteinas animales, las carnes y huevos que consumamos deberían ser de procedencia ecológica. Las grasas y los omega-3 de los animales bien alimentados aportan aquellas proteínas animales necesarias para nuestro organismo y sin aquellos aditivos que no nos aportan nada e incluso nos perjudican.

Recetas con alimentos antiinflamatorios

Con todos estos alimentos podemos hacer batidos, licuados, pudin de chia, sanwich saludables, cremas, ensaladas, desayunos con cereales y bebidas vegetales. También hamburguesas vegetales o de carne ecológica, pates, arroces integrales con setas y espárragos, salteados con tofu, legumbres, gomasios, aceites para aliñar y aceitunas.

Zumos antiinflamatorios

Manzana, apio, pepino, remolacha y jengibre

Manzana, zanahoria, limón, apio y jengibre

Pepino, naranja, apio con espinacas y tomillo

Kiwi, col y limón y jengibre

Batidos antiinflamatorios

Plátano con arándanos, espinacas y cúrcuma

Piña, cúrcuma, fresas y leche vegetal de almendras y chía

Batido de frutos del bosque, plátano, semillas de cáñamo, leche de almendras y hojas verdes

Bebidas vegetales antiinflamatorias

Bebida vegetal con cacao desgrasado y azucar de coco o estevia

Bebida vegetal con fresas y agave

Desayunos o meriendas antitinflamatorias

Tostada de pan integral de kamut o espelta con aceite de oliva, aguacate o pate de aceitunas

Tostada sin gluten (trigo sarraceno) con tahina o mantequilla de almendras con un chorrito de zumo concentrado de manzana o agave

Muesli o de avena con frutos secos, semillas y leche vegetal o yogur griego

Pudin de chía, con leche vegetal y ralladura de limón y canela

Macedonia de fruta con zumo de naranja y chia hidratada (mínimo 10m.)

Comidas y cenas antiinflamatorias

Ensaladas de hojas verdes variadas ( canónigos,hojas de roble,espinacas y rúcula) aguacate, fresas y semillas de sésamo. Aliñada con aceite y limón

Ensalada de hojas verdes con brócoli escaldado 1minuto y con brotes germinados. Aliñada con salsa tamari y zumo de naranja.

Ensalada de quinoa con garbazos salteados con orégano y verduras a la plancha con curry

Humus de remolacha con crudités de zanahoria,pimiento y apio

Gazpacho de sandia o fresas con tomate, ajo y aceite.

Crema de alcachofas o de espárragos trigueros

Tortillas con champiñones y cúrcuma

Guiso de lentejas o azukis con verduras

Hamburguesas vegetal o de carne acompañada de chucrut y quinoa

Pescado al horno con hierbas aromáticas y jengibre

Y recuerda masticar muy bien la comida! Cuanto más lo hagas más fácil nos resultara la asimilación de los alimentos.

Lou Mateos, Experta en reeducación alimentaria y Coach de alimentación